ANTIGENOS Y ANTICUERPOS

Antígenos: 
Es una sustancia que desencadena la formación de anticuerpos y puede causar una respuesta inmunitaria.
Los antígenos son usualmente proteínas o polisacáridos. Esto incluye partes de bacterias (cápsula, pared celular, flagelos, fimbrias, y toxinas), de virus y otros microorganismos. Los lípidos y ácidos nucleicos son antigénicos únicamente cuando se combinan con proteínas y polisacáridos. Los antígenos no-microbianos exógenos (ajenos al individuo) pueden incluir polen, clara de huevo, y proteínas de tejidos y órganos trasplantados, o proteínas en la superficie de glóbulos rojos transfundidos.
Cada antígeno está definido por su anticuerpo, los cuales interactúan por complementariedad espacial. La zona donde el antígeno se une al anticuerpo recibe el nombre de epítopo o determinante antigénico, mientras que el área correspondiente de la molécula del anticuerpo es el paratopo.




  • Tolerógeno: Antígeno que invoca una no-respuesta inmune específica debido a su forma molecular. Si su forma molecular es cambiada, un tolerógeno puede convertirse en inmunógeno.

  • Alérgeno: Un alérgeno es aquella sustancia que causa una reacción alérgica. La acción resultante puede producirse luego de la ingestión, inhalación, inyección, o contacto con la piel. 




CARACTERÍSTICAS QUÍMICAS
Dentro de las características químicas que debe poseer un antígeno están:
1. Composición química. Preferentemente proteínas, o bien polisacáridos, lípidos complejos, o ácidos nucleicos. 2. Carácter extraño. Alejados filogenéticamente del sistema inmune receptor. 3. Peso molecular. Superior a 10,000. 4. Rigidez estructural. La complejidad estructural eleva la inmunogenicidad. 


 
PROPIEDADES QUÍMICAS
La naturaleza química de los antígenos son principalmente proteínas, seguidos de polisacáridos, lipopolisacáridos, glucoproteínas, y nucleicos; los lípidos puros no son inmunogénicos.
La propiedad química es importante para efectos de Antigenicidad o Inmunogenicidad, ya que un cambio de un aminoácido en la estructura de una proteína cambia la especificidad de éste y a respuesta inmune que desencadena no es la misma.
La estructura química que influye en la Inmunogenicidad es de dos tipos: 

-Determinantes:
seriados o moléculas seriadas, por ejemplo la estructura primaria de una proteína que es lineal.
Los determinantes de confirmación, que dependen de la estructura secundaria, terciaria y cuaternaria de una proteína.
-Digestibilidad:
En ocasiones las estructuras son demasiado complejas a tal grado de que necesitan ser digeridas para interactuar con los linfocitos T.
La importancia con la cual tiene lugar la fagocitosis establece si un antígeno es eliminado o si persiste; este resultado final es de gran significación biológica, pues la eliminación de antígenos establecerá si una respuesta inmunitaria resulta beneficiosa o lesiva.







TIPOS DE ANTIGENOS  

ENDÓGENOS:
  • PROTEINAS RESIDENTES Y PROCESADAS EN EL CITOSOL.
  • PROTEINAS VI.
  • RALES SINTETIZADAS EN LOS POLIRIBOSOMAS.
  • DERIVADOS DE PATOGENO INTRACELULARES EN EL CITOSOL.
  • SON PROCESADOS EN EL CITOSOL Y GENERAN PEPTIDOS QUE INGRESAN AL RETICULO ENDOPLASMICO.
  • ESTOS PEPTIDOS SE ASOCIAN A MOLECULAS MHC CLASE I Y SON PRESENTADOS A LOS LINFOCITOS TCD8 CITOTOXICOS.
  • Se degradan en el citoplasma por proteasas (vía de la ubiquitina). 
  • Se fusionan después con moléculas del MHC de clase I. 
  • Salen a la superficie para su reconocimiento por el TCR.



EXOGENOS:
  • PROTEINAS E INCLUSO CELULAS INCORPORADAS DESDE EL EXTERIOR POR ALGUN MECANISMO DE ENDOCITOSIS (FAGOCITOSIS, PINOCITOSIS O ENDOCITOSIS MEDIADA POR RECEPTOR).
  • SON PROCESADAS EN LOS ENDOSOMAS Y GENERAN PEPTIDOS QUE SE UNEN A LAS MOLECULAS MHC CLASE II EN CPA PROFESIONALES QUE LOS PRESENTAN A LOS LINFOCITOS T CD4Ag.


Timo-independientes: Estructuras repetitivas que activan directamente a los LB para producir Ac. No suelen dejar memoria.

Timo-dependientes: Se necesita la ayuda de LT colaboradores para estimular a los LB a producir Ac.

Superantígenos: producen estimulación policlonal de




TIPOS DE ANTIGENOS DE ACUERDO A SU ORIGEN
- XENOANTIGENOS: Todos los procedentes de plantas, microorganismos e individuos de especies distintas.
-
ALOANTIGENOS: Procedentes de individuos de la misma especie pero de constitución genética diferente.
-
AUTOANTIGENO: Sustancias propias del individuo que pueden producir una respuesta inmunitaria.





Anticuerpos:
 
Los anticuerpos son las moléculas de la inmunidad humoral específica y una de sus principales funciones fisiológicas es la defensa contra los microorganismos extracelulares y las toxinas producidas por los distintos agentes microbianos. Aunque los blancos de los anticuerpos son comúnmente bacterias extracelulares, hongos y parásitos extracelulares, estas moléculas tienen también un papel muy importante en el control de los procesos infecciosos producidos por los microorganismos intracelulares obligados, tales como los virus, debido a que pueden reconocerlos antes que ellos infecten las células o cuando son liberados como viriones desde las células infectadas.



Los anticuerpos son producidos por los linfocitos B una vez reconocen el antígeno y reciben señales accesorias por parte de los linfocitos T. Este reconocimiento y activación de los linfocitos B ocurre en los órganos linfoides secundarios, hasta donde llegan los antígenos sea en forma libre o transportados por las células fagocíticas mononucleares. Una vez ocurre la activación, los linfocitos B proliferan y un porcentaje de estas células se convierte en células plasmáticas, las cuales son la principal fuente de anticuerpos durante una respuesta inmune. Luego de ser secretados, los anticuerpos entran al torrente circulatorio, difunden hacia los tejidos extravasculares o pasan a las secreciones mucosas para interactuar con los antígenos. Por lo tanto, aunque el reconocimiento inicial de los antígenos ocurre en sitios precisos, la fase efectora de la inmunidad humoral es sistémica.



Una vez el antígeno se une a las regiones variables de los anticuerpos se producen una serie de cambios conformacionales en toda la molécula que en última instancia también afectan a las regiones constantes; esto permite que las regiones constantes de aquellos anticuerpos que están unidos a los antígenos, puedan interactuar con otras moléculas como receptores Fc o fracciones del complemento, y de esta manera desencadenar los mecanismos efectores. Esto asegura que dichos mecanismos efectores sólo se pongan en marcha cuando el anticuerpo encuentra y se une específicamente a un antígeno.
 

1 comentarios:

Ismar dijo...

Soy Ismar, alumna de 6to año de preparatoria. Quería pedirle permiso para utilizar las imagenes que se encuentran en su artículo, todo va a ser para una presentación escolar, y hago la petición para dar el crédito merecido a la persona dueña de esa imagen.
Gracias de antemano.

Publicar un comentario en la entrada